Punto final tras las direcciones web o de correo electrónico

De acuerdo con lo que indica la RAE en su Ortografía (2010: 299), si una dirección web o de correo electrónico constituye el último elemento de un enunciado, ha de ir seguida de un punto final:

En el caso de que necesite más información, no dude en ponerse en contacto conmigo a través de la siguiente dirección de correo electrónico: escribiendomal@gmail.com.

Punto final en las dedicatorias

Según se indica en la nueva Ortografía de la RAE (2010: 296), las dedicatorias simples no han de llevar punto final:

Para mi familia

Sin embargo, sí debe escribirse en aquellas que sean más extensas, sobre todo en el caso de que estén compuestas por diferentes párrafos (ejemplos inventados):

Para mi familia, sin cuyo apoyo no habría podido lograr todas mis metas.

Para mis amigos, que siempre me han acompañado en esta maravillosa aventura.

Para ti, que me estás leyendo y dando vida a las palabras que escribo.

deber de + infinitivo / deber + infinitivo

Por regla general, se desconoce que deber de + infinitivo expresa probabilidad y deber + infinitivo expresa tanto probabilidad como obligación. Si bien originalmente solo reflejaba obligación, ya en el Diccionario panhispánico de dudas (2005) y, más adelante, en la Nueva gramática de la lengua española (2009: 2143) se especifica que, según el uso culto de la lengua, es correcto el empleo de deber + infinitivo para indicar también probabilidad.

Es tal la confusión que existe al respecto que no resulta extraño hallar plasmadas en un mismo documento ambas perífrasis: deber de + infinitivo y deber + infinitivo para expresar obligación. Así pues, se deduce que la mejor opción sería emplear siempre deber + infinitivo, de modo que nunca existiera posibilidad alguna de errar.

¿El calor o la calor?

Ayer lancé la siguiente pregunta en la página de Facebook:

Screenshot_20160711-021200

Como sabéis, a mí me gusta ir al grano, así que adelanto que ambas opciones son válidas, aunque solo una se recomienda en los contextos formales: la masculina. Aquellos que estéis interesados en conocer más detalles, podéis seguir leyendo.

La respuesta más reciente a esta duda por parte de la RAE fue el pasado abril en Twitter:

Screenshot_20160710-221534 (1)

Coincide con lo que se indica en el DPD, cuya última actualización fue en 2005:

Screenshot_20160711-024615

En el DRAE, sin embargo, aparece que en Andalucía y algunos lugares de América se usa también como femenino sin especificar en ningún momento que se trate de algo vulgar ni nada por el estilo:

Screenshot_20160710-223738

Conclusión final: la forma femenina no es vulgar, sino más bien coloquial en Andalucía y en algunos lugares de América.

Signos de interrogación y exclamación

Últimamente he observado que la ortografía relacionada con los signos de interrogación y exclamación suscita muchas dudas. Por ello, he pensado que podría resultar útil resumir algunas reglas básicas en cuatro apartados:

1. No se añade ningún punto tras los signos de interrogación y exclamación cuando estos cierran el enunciado:

¿Cuántos años tienes?

Por tanto, es incorrecto escribirlo así:

*¿Cuántos años tienes?.

2. En las enumeraciones, pueden ir seguidos de comas o puntos y comas:

¿Estuvo en Londres?, ¿cuándo?

¿Estuvo en Londres?; ¿cuándo? 

También es posible omitir estos signos y empezar con mayúscula el segundo enunciado:

¿Estuvo en Londres? ¿Cuándo?

3. Se pueden combinar los signos de interrogación con los de exclamación:

¿¡De verdad!?

Ahora bien, deben ser simétricos, es decir, el enunciado se ha de abrir y cerrar con el mismo signo; aunque también es posible empezar solo con los de interrogación y terminar con los de exclamación:

¿¿De verdad!! 

O viceversa:

¡¡De verdad??

4. Con el fin de enfatizar, es correcto repetir los signos, siempre que se respete de nuevo la simetría mencionada en el punto anterior:

¡¡¡Me encanta!!!

Decimales: ¿punto (10.5), coma (10,5) o apóstrofo (10’5)?

La ISO 80000, el Sistema Internacional de Unidades y las Academias rechazan categóricamente el uso del apóstrofo; solo consideran correctos el punto y la coma.

En algunos países, entre los que se encuentra España, se prefiere la coma; mientras que en otros, influidos por la lengua inglesa, se opta por el punto. Ante tal diversidad, las Academias recomiendan en la Ortografía el uso del punto «con el fin de promover un proceso tendente hacia la unificación» (2010: 666).

Cómo escribir los nombres de las festividades

Los nombres propios de las festividades han de escribirse en mayúsculas: Navidad/Navidades, Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes; excepto Navidades, que también admite la escritura en minúscula si se emplea para referirse a la época del año.

No ocurre lo mismo con los adjetivos feliz y próspero, que deben ir en minúsculas: Todos los años manda tarjetas para desear una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo a todos sus amigos.

En el caso de que no queráis usar mayúsculas, siempre podéis optar por felices fiestas, aunque nunca os libraréis de ellas si la puntuación así lo exige: ¡Felices fiestas a todos!

Nombres de asignaturas y cursos

Según la Ortografía de la lengua española (2010: 493), tanto los sustantivos como los adjetivos que componen el nombre de las asignaturas y de los cursos han de escribirse con mayúscula inicial: Lengua Española, Traducción Jurídica, Lengua Inglesa, Curso de Crítica Textual.

Ahora bien, si el nombre es muy extenso, solo irá en mayúscula la inicial de la primera palabra y se delimitará entre comillas en el caso de que se cite dentro de un texto (ibíd.: 494):

María ha suspendido «Análisis y composición de textos poéticos ingleses», pero ha aprobado el «Curso sobre el uso de las nuevas tecnologías de la información en la enseñanza del inglés como lengua extranjera».

 

De improviso

Sin título

*De imprevisto no existe. La locución adverbial es de improviso; imprevisto es un adjetivo o un sustantivo que significa ‘no previsto’. Ejemplos: Apareció de improviso/Llegó tarde porque le surgió un imprevisto.

Así pues, en el caso del titular del periódico, debió escribirse «Francisco visita de improviso […]».